jueves, 26 de mayo de 2011

Plaza Cataluña

La ocupación de la plaza Cataluña es un evento de mucha importancia. Es un acto de creación de lazos comunitarios, es un paso de lo privado a lo colectivo, es un intento de apropiación del espacio urbano. Basta ya con la ciudad de los mercados y los camaras. Las plazas y las calles son nuestras.
Evidentemente, en la plaza Cataluña se manifiesta toda la pluralidad de actitudes y opiniones. No es una situación ideal porque tampoco la vida nunca es ideal. Precisamente por eso, es una experiencia útil: Nos enseña la complejidad de las interacciones sociales. Hay de todo en la plaza: borrachos y gente que trabaja todo el día en la cocina para que haya comida. Gente queintenta manipular las asambleas y gente que las quiere hacer cada vez más horizontales. Un mundo nuevo que surge en el seno de mundo viejo. Y el mundo viejo que , muchas veces, renace en el seno del mundo nuevo.
La ocupación de la plaza Cataluña es una provocación al orden social. Aunque sea pacifica y “civica” representa un desafío para una realidad en la que la que se permite vivir como individuo aislado pero como no sujeto activo. Tarde o temprano el estado intentará responder y  acabar con este proceso.  
Y entonces el movimiento tendrá que encontrar respuestas. Imaginativas y  con determinación. La situación actual y toda la historia social nos dicen lo mismo: el conflicto no se puede evitar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario