domingo, 30 de agosto de 2015

A lxs libertarixs: Nota informativa desde Grecia



1.
La situación actual en Grecia antes de las elecciones de Septiembre muestra la astucia de la democracia parlamentaria. La esperanza de que SYRIZA cambiara las cosas, condujo al apaciguamiento de las luchas sociales de los años anteriores. Ahora SYRIZA ha conseguido la aprobación de una tercera ola de expolios  en un ambiente de inercia social que los gobiernos anteriores ni podían imaginar. Los centros de poder europeos e internacionales muestran una confianza a SYRIZA que parece extraordinaria sólo a los ingenuos. La izquierda parlamentarista hace lo que hacía siempre. Absorbe las tensiones sociales a favor de la paz social del capital y del estado.
2.
Hay que dejar claro que por parte de la izquierda no ha habido ninguna traición: la izquierda parlamentarista nunca rompe con el capital. Si rompe, la reacción es feroz, y eso ha pasado sólo en Chile, en circunstancias históricamente diferentes. SYRIZA   y sus escisiones izquierdistas no son Aliende.  Adicionalmente, hoy en día la economía capitalista está en su mayor parte tes-territorializada con lo cual puede imponer su lógica más allá de la voluntad de los gobiernos nacionales. La agenda neo-socialdemócrata de SYRIZA o PODEMOS choca con esta realidad. Es imposible seguir siendo un estado “normal” de la comunidad internacional sin estar sometido a las exigencias del capital financiero. Los flujos de la mercancía financiera determinan las economías locales y  la idea de reactivar la economía nacional cortando con estos flujos la pagará, una vez más, la población.
3.
Los izquierdistas que critican al SYRIZA y proponen una salida de la UE promueven la  idea de que todo el problema de la imposición social del sistema bancario-financiero es cuestión de estar o no estar en la UE. Falso. No podemos adivinar si una salida del Euro ayudará la economía griega pero podemos afirmar que  no mejorará la vida de la población. La devaluación de la “mano de obra” pasa tanto por las políticas neoliberales como por los intentos de reactivar una economía independiente. Cambiarán por supuesto los parámetros técnicos (por ejemplo una gran inflación sustituirá en parte el paro) pero llamarlo esto solución “social” es indicativo del estado lamentable de la izquierda  contemporánea. Además, una re-territoriolización  eficaz de la economía pasa por la disciplina laboral y social a favor de la subida de la productividad. Pasa por la unidad interclasista con algunas partes del Capital. Eso puede ser una alternativa  “de izquierdas” pero no es una alternativa emancipadora para la clase y la gente oprimida. Los izquierdistas parlamentaristas avalan el patriotismo para ganar apoyo en su propuesta de una actitud confortativa con la UE y el FMI. Pero el patriotismo para un pueblo que hasta el 2008 más o menos se creería como el representante de la civilización Europea en los Balcanes y la región mediterránea oriental, un pueblo que mostraba en los tiempos de consumo glorioso fuertes actitudes de supremacía racista y aún las muestra, no es sino el vehículo para fortalecer el fascismo y sus representantes políticos. Hablar de las problemáticas sociales y de clase en términos de patria y de “nación” es abrir el camino para las fuerzas que quieren aplastar cualquier movimiento contestatario.
 La crisis actual no es  un drama del pueblo griego. La clase trabajadora en Grecia como en toda la Europa, es multinacional, es una mezcla de pueblos, culturas, naciones. Este hecho se ha omitido en todas las muestras de apoyo al “pueblo griego”. Nadie hablaba de las miles de voces que no se podían manifestar  en el referéndum del Julio y ni en otros momentos de la historia reciente. Me equivoco: se pueden escuchar en la calle, en las manifestaciones y en las barricadas. Allí  puede participar cualquiera, de una u otra manera.
4.
Por otra parte hay elementos que permiten algunas dosis de optimismo. Mucha gente, sobre todo jóvenes,  está ya familiarizada con las perspectivas libertarias, anticapitalistas y anti-parlamentaristas,. La entrada masiva de refugiados-inmigrantes en los últimos meses ha mostrado que hay importantes  reflejos antirracistas y solidarios para plantar cara los caníbales y los fascistas. La surgida de iniciativas autoorganizadas de apoyo a los refugiados/imigrantes es indicativa de algún potencial emancipador.
Pero falta un tejido estructurado para dar coherencia y eficacia a este potencial. El movimiento libertario y anarquista en Grecia se caracteriza por una dispersión profunda y disputas internas que dificultan la salida hacia adelante. Además, hay un dogmatismo teórico bastante extendido que se opone a cualquier tentativa de hacer propuestas concretas, puesto que  lo concreto nunca puede tener la “pureza” de los ideales.  Me refiero a una actitud de suspensión “ética” de la política que caracteriza el movimiento. Esta actitud promueve la huida hacía el reformismo cuando el discurso libertario no puede responder a las exigencias de la coyuntura política.
No obstante, mucha gente toma conciencia de este problema y se mueve para resolverlo. Ya han pasado los tiempos del activismo desesperado y sin objetivos, ahora hay que entrar en los diversos escenarios políticos y los debates respectivos o desaparecer. Si no ahora, cuándo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario