jueves, 21 de abril de 2011

Las ciencias "psi" y la liberación social. Un borrador.

Una cuestión importante sería qué herramientas de la psicología y psiquiatría actual se pueden usar sin reproducir el discurso dominante.La crítica hacia las ciencias “psi” no implica el rechazo total de los conocimientos y  recursos de estas disciplinas. La historia de la psicología y psiquiatría es una historia de estigmas, discriminaciones, encerramientos pero, por otra parte, es también la historía del análisis de las relaciones interprersonales, de la psicología del pensamiento, de la visión sistémica. En otras palabras, las disciplinas “psi” tienen una doble cara. Donde estas los elementos liberadores?

Por parte del psicoanálisis tales elementos son: la idea de que el ser desarrolla con la Ley una relación  tensa y problemática. El instinto mueve el ser humano pero él ser humano tiene que renunciar al instinto, con lo cual la vida se vive siempre en una base de insatisfacción. Además, el psicoanálisis habla de la pasión por el amor de Otro, por la importancia de querer y quererse.

La psicología cognitiva nos habló del papel activo de la mente en la representación interna de la realidad. Argumentó,-aunque nunca de manera clara- a favor de la idea de que la idea del mundo que tenemos está marcado decisivamente por nuestra subjetividad. Podemos compartir el mundo porque llegamos a acuerdas sobre los significados, pero estos significados no provienen del mundo percibido, provienen de nuestra mente. La psicología cognitiva conlleva el cuestionamiento generalizado de nuestras concepciones de la realidad.

La corriente conductista, nos mostró hasta que punto el ser humano se puede condicionar por el hábito. La persona se orienta mediante continuas pruebas que le muestran el camíno más facil para llegar a sus metas. Si tiende a repetir las mismas conductas es porque se ha condicionado en las diferentes jaulas de su vida cotidiana, con alternativas prefabricadas y  dentro de un incuestionable marco de cautividad. El conductismo nos invita a pensar sobre la posible sencillez de los procesos internos. Y nos indica cómo el contexto puede prescribir los problemas y las soluciones (o “soluciones”)de la vida.

La perspectiva sistemica nos enseño  pensar las cosas en terminos de una constante inter-dependencia. El ser humano se comporta siempre en función de un marco relacional. No hay proceso interno que no sea la otra cara de un proceso inter-personal. Los trastornos mentales su fundan en relaciones problemáticas, la psicopatología nunca es sólo de un individuo.

Por último la corriente biologisista subrayo el cuerpo humano como base imprescindible de culquier actividad cognitiva o relacional. Este cuerpo y su fragilidad están en los raíces de nuestros sufrimientos. Muchas veces, es imposible escaparse de sí mismo. La biología nos indica un posible límite de nuestras acciones. Es importante tener tal conciencia a la hora de actuar.

 Hay que tener claro que la crítica hacía las ciencias “psi” es crítica hacía las instituciones, las que transforman los saberes en un producto del mercado académico o “económico”. Hablamos de tratamientos y conocimientos que nutren el gremio de los especialistas y hacen que el bienestar sea asunto de consultas, pastillas o artículos científicos.

Necesitamos una socialización de las herramientas terapéuticas. Lo que se hace en las consultas se puede hacer -en gran parte- en los barrios, en los encuentros de los amigos y familiares, en las asambleas. El psicólogo es la figura alienada de lo que la comunidad podría hacer. Tenemos que activar los lazos comunitarios para poder aliviar nuestro malestar. El tratamiento de los trastornos mentales será tratamiento de nuestras relaciones o no será.

No hay comentarios:

Publicar un comentario